viernes, 17 de abril de 2020

UNA VISIÓN ESPERANZADA DE LA PANDEMIA


¿Tendrán "todo bajo control”?

El católico, ante todo, debe tener su corazón cargado con la virtud teologal de la Esperanza. Lo cual no implica, por cierto, caer en una suerte de tontera crónica, de inocencia lela, que lo prive de REALISMO.  Es menester, pues, ante esta situación de pandemia, combinar Esperanza y realismo para sacar óptimas conclusiones.

Notamos que ciertos ámbitos católicos, dignos de augusto respeto y loa, se han volcado por demás al “realismo”, y han dejado de lado la piadosa virtud de la Esperanza. Lo cual, en puridad y a resultas, les priva del verdadero realismo, de la visión objetiva y correcta de las cosas, y los sume en la desesperanza, la desesperación y la angustia.

Son certeros los análisis que se han hecho al respecto; nosotros mismos lo hemos hecho (“Reflexiones en torno al coronavirus”, 21 de marzo de 2020). La situación es difícil y, a primera vista, siembra el campo para los globalistas y los enemigos de la Fe. Mas, nuestra opinión –abonada por dos escritos del ruso Alexander Dugin, publicados en esta revista- es que esta avanzada de los plutócratas les saldrá –y les está saliendo- al revés.

Veamos:

1) Los nacionalismos se están fortaleciendo. Se denota en la atmósfera de la calle, de a pie. Y se denota también en el descreimiento genérico –hasta en las altas esferas gubernamentales- en los organismos supranacionales, como la Organización Mundial de la Salud. Se robustece, pues, el nacionalismo;  los gobiernos atacan a los antes inmaculados organismos supranacionales, vehículos masónicos y del marxismo cultural. Es lo contrario al afán multiculturalista y plural de los globalistas.

2) El confinamiento ha dado lugar a tiempos y espacios para el intercambio familiar, actividades, confidencias, etc. que jamás se hubieran dado sin el coronavirus. En una palabra: este momento ha sido propicio para el redescubrimiento de la familia, célula primera de la sociedad, que ha sido –y es- atacada satánicamente por la plutocracia. Más aún, la pandemia ha fortalecido –al menos, temporalmente- a la economía de barrio y a los pequeños negocios artesanales, frente al derrumbe –temporal, a lo sumo- de las grandes superficies.

3) La “cuarentena” ha abierto espacios para la reflexión. En el mejor de los casos, a un sano despertar religioso. A más, el surgimiento de una pandemia que no pudo ser controlada por los antes incólumes recursos científicos y técnicos de la posmodernidad ha trastocado –si no derruido- algunas primicias de esa misma posmodernidad, como el absoluto control sobre la naturaleza y el estúpido e infundado complejo de superioridad sobre el resto de las épocas, muchas veces muy superiores a ésta.

En definitiva, no compartimos las angustiosas posiciones de ciertos camaradas, y creemos que, al menos parcialmente, esto les saldrá al revés a los globalistas…

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Siempre -pero en especial en tiempos de crisis- hay que tener espíritu sobrenatural para encarar los problemas a nivel personal, municipal, patriótico y mundial. Quiero decir que, hay que estar siempre en estado de Gracia de Dios a través de los Sacramentos que nos dispensa la Iglesia Católica, aunque seamos una minoría, porque como dice José Antonio la Historia la hacen las minorías -para bien o para mal-.
    Que sea pues, para bien, con la Fe, la Esperanza y la Caridad infundidas por Dios en nuestras almas mientras militamos en este valle de lágrimas por el bien de nuestra Patria y del mundo entero. Porque al globalismo demoníaco plutócrata siempre se opondrá la universalidad católica llena de Esperanza en el Advenimiento del Reino de Cristo sobre la tierra.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Excelente comentario, agradecemos muchísimo sus rectísimos conceptos y su caridad. En Cristo y María.

      Borrar