domingo, 3 de mayo de 2020

DANIEL EL TRAVIESO: UN TUPITA DEL SIGLO VEINTIUNO


Creíamos que nos estaba chanceando; que el esperpéntico sujeto, de nombre Daniel Caggiani, estaba haciendo una puesta en escena humorística, de época, situada en la década del sesenta. Que se decía “tupamaro”, es decir, cruel terrorista que asoló al Uruguay, en broma –si cupiese-; que figuraba a la izquierda una esotérica estrella de cinco puntas -vinculada al movimiento terrorista- para hacer aún más verosímil el acting.

Pero no: hablaba en serio.


Con sus populacheras mangas de camisa, su termo y su mate, y su lamentable retórica, el orate leyó un panfleto de los tupamaros -¡hoy, plano siglo veintiuno!- conmemorando la muerte de aquél enfermo, corrupto y padre de corruptos, “Bebe” Sendic.

El caso haría las delicias de algún psicólogo freudiano. ¿Se puede estar tan desorbitado? “Seguimos teniendo en frente al imperialismo, a la rosca bancaria y a las empresas transnacionales”, sentenció Daniel el Travieso, pichón de mujicas y de huidobros, rancios personajes, si los hay. ¿No se enteró que el Frente Amplio –que él integra- estuvo quince años en el poder, y que hizo todo lo contrario? El Frente rojo se refociló con el imperialismo, la “rosca bancaria” y las empresas transnacionales. Piénsese en la bancarización forzosa, en la extranjerización de la tierra, en la firma con la transnacionalísima UPM, entre otros muchos ejemplos.

¿De qué combate hablás, Danielito?

“La soberanía nacional, la tierra, la deuda, la banca […]” siguió vociferando el Travieso, sin que se le moviera un pelo…




No hay comentarios.:

Publicar un comentario