lunes, 3 de agosto de 2020

LA EUTANASIA Y EL SUICIDIO ASISTIDO PROVIENEN DE LA MASONERÍA

Hay que desenmascarar a estos monstruos. Es obligación de todo católico bien nacido. Y, como no lo hacen los pastores, cobardes y mal formados, debemos hacerlo nosotros.

El proyecto de ley de la “eutanasia” y del “suicidio asistido”, como el resto de las iniciativas subversivas que han sido aprobadas en nuestro país, PROVIENE DE LA MASONERÍA. Lleva su signo y su rúbrica.


La masonería que es, en palabras del Papa León XIII, “una fuerza maléfica”, “una funesta peste”, “cuyos frutos son, además de dañosos, acerbísimos […] porque SU FINALIDAD ES DESTRUIR HASTA LOS FUNDAMENTOS TODO EL ORDEN RELIGIOSO Y CIVIL ESTABLECIDO POR EL CRISTIANISMO, levantando a su manera otro nuevo con fundamentos y leyes sacadas de las entrañas del naturalismo”.

SE ENCUENTRAN SECTARIOS EN LA FRANCMASONERÍA QUE SOSTIENEN QUE ES NECESARIO EMPLEAR TODOS LOS MEDIOS, DE MODO SISTEMÁTICO, PARA SATURAR A LA MULTITUD CON LICENCIAS Y VICIOS, convencidos de que, bajo tales condiciones, la tendrían en sus manos y les serviría de instrumento para realizar sus más audaces proyectos”.

El principal impulsor de la “eutanasia” y del “suicidio asistido” en nuestro país es Ope Pasquet, masón desde hace décadas y maestro en la logia martí; lo secunda el también masón Felipe Schipani. Ambos del partido de los colorados, como no podía ser de otro modo. Ya lo había declarado el gran maestre del Uruguay, José Garchitorena, en marzo de 2019, en entrevista con la gran logia chilena: “la eutanasia es un tema pendiente en mi país”.

En otras naciones, ha ocurrido lo mismo: en Francia, el primer político que intentó introducir la legalización de la eutanasia fue el masón y senador francés Henri Caillavet, en 1978. Hoy, quien está haciendo “lobby” al respecto es el masón Jean Touraine. En Chile, la “gran logia mixta” publicó, en febrero de 2018, una “carta abierta por la muerte digna”, y la logia tolerancia” se expresó en el mismo sentido. La “gran logia simbólica” de España hizo pública, en abril de 2019, una defensa de la “muerte digna”; y en agosto de ese mismo año, Teresa Bellido, portavoz de la francmasonería del sur de España, admitió que la masonería española trabaja en un documento sobre la eutanasia para presentar a las más altas autoridades. Por su parte, el maestro de la logia pitágoras, de Málaga, Luis Gámez, confesó, en mayo de 2018, que “trabajamos intensamente el derecho a una ‘muerte digna’ en los comités de bioética y el resultado final fue enviado al Parlamento andaluz, poco antes de que se debatiera y fuera aprobada la ley”.

Lo han mandatado los Papas y nosotros obedecemos: lo primero que hay que hacer para doblegar a estos sectarios, es ponerlos al descubierto. Ellos, seres de obscuridad, que operan en las sombras, deben salir a relucirse, con toda su fealdad, a la luz. Por el bien de Cristo y de su Iglesia, y por el bien de la Patria.