lunes, 21 de septiembre de 2020

RECIBIMOS Y PUBLICAMOS

Montevideo, 20 de septiembre de 2020

Señor Director:

La pretensión del Fiscal Rodrigo Morosoli de someter a juicio al ex Comandante en Jefe del Ejército Guido Manini Ríos acusándolo de no haber denunciado un hecho delictivo ha generado en la sociedad uruguaya una crisis de repercusiones institucionales, políticas y jurídicas tan graves como impredecibles.

El Magistrado resumió su postura manifestando ante la prensa “lo que la Fiscalía sostiene en este caso es que el señor en cuestión no comunicó a la Justicia...;  tampoco comunicó a su superior jerárquico...; es lo que queremos probar en juicio oral y público...; aquí hablamos de intención deliberada de no dar cuenta...

El hoy Senador Manini Ríosa su vez‑ afirma que actuó ateniéndose a las normas de conducta que le imponía su investidura, que realizó las comunicaciones pertinentes en el debido momento a quien debió hacerlo y que falsea la verdad quien dice que ocultó información.

Pero el Fiscal Rodrigo Morosoli da por falsas tales aseveraciones. Y a su criterio el que Manini haya presentado en el Ministerio de Defensa las Actas del Tribunal de Honor al que fue sometido el Teniente Coronel José Nino Gavazzo meses después de haberse labrado las mismas ‑en las que se mencionaba el crimen de marras cuyo perpetrador incluso había sido ya juzgado por tal motivo tiempo atrás, constituye un delito lo bastante serio como para reclamar su desafuero rechazando in limine su alegato y desestimando por completo uno de los más básicos principios jurídicos: in dubio pro reo...

Semejante actitud parece sustentada en la respuesta que dio el ex Presidente de la República Tabaré Vázquez a su pregunta:  ¿El Dr. Menéndez le comunicó o le puso al tanto (sic) de alguna forma sobre si Manini Ríos había avisado al Ministerio ‑a las autoridades civiles del Ministerio‑ el contenido del expediente, más allá de esa carta y de los fallos en sí mismos...?Balbuceando confusamente ‑según consta en la grabación de su comparecencia ‑ el ex Primer Mandatario respondió: “Me dijo que..., este....,  Menéndez no..., que Manini no había comunicado nada previamente...” ([1])

Innumerables hechos conocidos a través de la prensa debieron llevar al Fiscal Morosoli a la convicción ‑o al menos a una fuerte sospecha‑ de que Tabaré Vázquez miente...; que suele hacerlo con cinismo, avilantez y contumacia y que por tanto él también podría estar siendo víctima de su empedernida mendacidad. Para ello le habría bastado recordar ‑por ejemplo‑ una de sus más recientes fullerías: cuestionado por haber exigido la implementación de una cuarentena total en el país para enfrentar la pandemia en curso, Tabaré Vázquez manifestó que jamás había expresado tal cosa...; y a pesar de las evidencias por todos conocidas, hasta hoy puede vérselo trapicheando con impudicia en lugar de admitir que verdaderamente lo hizo...([2])

Pero aún dando por bueno el testimonio de Tabaré Váquez, el Fiscal Morosoli debió haberse preguntado por qué -si el General Manini verdaderamente había ocultado información al Ministro Jorge Menéndez ocasionando que Vázquez pidiera su renuncia- la indignación y la ira del Ministro Menéndezpatentizadas por el rechazo de sus familiares a las honras fúnebres dispuestas por la Presidencia de la República‑ se canalizaron hacia él ‑es decir hacia el ex Primer Mandatario‑ y no hacia el General Manini Ríos, quien de haber actuado como sostuvo Tabaré Vázquez notoriamente habría sido el verdadero causante del inicuo y oprobioso final de su carrera política...

En suma, por más que hay múltiples indicios concordantes y coincidentes que pudieron llevar al Fiscal Morosoli a desentrañar la verdad material de los hechos, éste ‑curiosamente‑ se afana por inculpar al General Manini Ríos absolviendo sin fundamento racional o jurídico alguno a cualquier otro protagonista de los mismos.

Además, el Fiscal Morosoli ­‑antes de abismar a todo el país en el desconcierto, en la desconfianza generalizada y en un clima social ominoso repitiendo insidiosamente que nada respalda lo que asegura el Senador Manini excepto su palabra de honor y que por tanto debe privárselo de sus fueros parlamentarios‑ bien pudo intentar averiguar ‑por ejemplo‑ de qué manera obtuvo el Ministro Jorge Menéndez los datos que transmitió a Tabaré Vázquez ‑en la hipótesis de que no hubiera sido el General Manini Ríos quien lo informó al respecto‑ según le aseguró el ex Presidente...

Ahora el General Guido Manini Ríosúnica persona que podría esclarecer el embrollo judicial en el que se ve atrapado también el Senado que integra‑ enfrenta una disyuntiva de hierro: si no accede al requerimiento del Fiscal Morosoli quebrantará la palabra empeñada en cuanto a declarar como indagado ante la Jueza Marcela Vargas...; pero si lo hace deberá quebrantar la palabra empeñada en cuanto a mantener en reserva las negociaciones que sabidamente militares, políticos y ex guerrilleros han venido sosteniendo secretamente desde 1984 acerca de nuestros compatriotas desaparecidos, a fin de justificar su conducta. En caso contrario dará credibilidad a las felonías del ex Presidente Vázquez, garantizará su impunidad sabiendo que destituyó alevosa, injusta y antojadizamente a varios jerarcas del Ministerio de Defensa y a seis Generales de la Republica para encubrir su responsabilidad en lo sucedido y será condenado irremisiblemente por la Jueza Marcela Vargas a requerimiento del Fiscal Rodrigo Morosoli.

A mi entender hay una sola forma de superar esta situación y de conocer al mismo tiempo verdades históricas ya inocultables, las cuales por añadidura impiden la convivencia pacífica y constructiva entre nosotros: relevar pública y solemnemente al General Guido Manini Ríos de la palabra empeñada con respecto a cualquier hecho que pudiese atarlo a ella.

Esto es algo que deberían hacer sus pares en el Senado y que seguramente no rechazará el interfecto, pero que también podría reclamar el pueblo a través de los medios masivos de comunicación actualmente disponibles...; la tecnología lo posibilita.

De promoverse tal solución, quien se abstenga de respaldar una medida tan simple como practicable y efectiva pondrá en evidencia el espíritu que lo anima.

Sugiero considerar este planteo a nivel nacional.

Y por tanto, ruego difundirlo.

Sergio Hebert Canero Dávila

C.I.: 1066601 8

Avenida Italia 3233 - Montevideo


[1]              https://twitter.com/igalvar71/status/1304372283985756162?cn=ZmxleGlibGVfcmVjcw%3D%3D&refsrc=email

[2]              https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/-75.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario