lunes, 5 de julio de 2021

EL PARTIDO NACIONAL Y EL DÍA DEL ORGULLO LGBTTTIQ+


Hace una semana, degenerados e imbéciles de todo jaez celebraron el “día internacional del orgullo LGBTTTIQ+” (es en serio, no es broma). Lo cual, entre otras cosas, da la pauta del grado de decadencia, de inmundicia y de locura en la cual ha caído la sociedad occidental, en pleno crepúsculo. 

No es noticia si decimos que los marxistas –siempre prestos a las posturas más disolventes- festejaron con pompa este nefasto. Nos gustaría decir –acto seguido- que sí es noticia que el Partido Nacional lo festejara oficial y organizadamente, con sus figuras más relevantes: pero, queridos lectores, esto tampoco es noticia: el Partido Nacional hace ya mucho que es una cloaca de politiqueros y de demoliberales, que coquetean –si no consuman- con los rojos.

Participaron de la vomitiva “Celebración del Día del Orgullo” la Vicepresidente Beatriz Argimón –masona y quintacolumnista-, el Presidente del Directorio del Partido Nacional, Pablo Iturralde, la Senador Gloria Rodríguez y… ¡la “correctísima” Laurita!, que para los despistados era la “oposición” al Frente marxista en Montevideo. Quien, como nosotros adelantáramos, terminó siendo derrotada.

El Partido Nacional en pleno, pues, participó de esta loa a la decadencia, a la degeneración y a la demencia. ¿Dónde está, entonces, su diferencia con el marxismo? ¿Qué los separa? Son lo mismo. El mismo estiércol. La otra cara de la moneda demoniocrática.