viernes, 27 de agosto de 2021

STURLA Y UN OPORTUNO MEA CULPA


“Búsqueda” publicó ayer esta interesante nota. Se desprende que Sturla, con su habitual estilo ordinario y ramplón, confiesa la crisis que atraviesa la Iglesia Católica en el Uruguay (y en el mundo), haciendo un oportuno “mea culpa”. De nada servirá este “mea culpa” –agregamos- si la Iglesia no rectifica el Concilio Vaticano II y todo su “espíritu” delicuescente, que es una de las causas de su profunda crisis.

Daniel Sturla advierte que “una nueva ola glacial secularizadora” se introdujo en la Iglesia y hace “imposible transmitir con solidez la fe”

El cardenal criticó el descenso de fieles y de personal, el “relativismo creciente” que hay en la institución frente a temas morales y la “ignorancia religiosa” en la población; los más afectados son jóvenes pobres empujados “al consumo, a la pornografía y a la droga”

Búsqueda Nº 2137 - 26 de Agosto al 1 de Setiembre de 2021 - Escribe Juan Pittaluga.

¡Devuélveme la alegría de tu salvación! es el título, en tono de plegaria, de la última carta pastoral publicada por el cardenal Daniel Sturla. En el documento el arzobispo de Montevideo hace una profunda reflexión de la situación difícil que la Iglesia católica atraviesa en Uruguay, con reclamos hacia el afuera pero especialmente con una fuerte crítica sobre la situación interna, sobre la cual llama a actuar a través del debate y de soluciones concretas. Publicada en julio y dirigida principalmente a sacerdotes, diáconos y otros miembros de la comunidad, la carta de 80 páginas acepta, con mucha preocupación y en busca de optimismo, que ya no es posible para la Iglesia “tapar una realidad que se hace cada vez más desafiante” por el alejamiento de fieles y equivocaciones en la “tarea evangelizadora”.

Para Sturla, el “punto clave” de la situación del catolicismo en el país es “una nueva ola glacial secularizadora” que no afecta únicamente a no creyentes, “sino que ha ido penetrando en la misma Iglesia”. El cardenal se refiere con esa ola al “esfuerzo progresivo por la desaparición de lo religioso del ámbito público hasta hacer de la religión un vestigio del pasado”.

Luego enumera una serie de constataciones que ha notado en Uruguay: la “ignorancia religiosa es generalizada” y los elementos básicos de la fe católica “ya no forman parte de la cultura general de la población”; este contexto impacta en los mismos creyentes católicos, quienes “mayoritariamente también tienen un escaso conocimiento de las verdades fundamentales” de la fe; el “relativismo ad intra de la Iglesia frente a temas morales es creciente”; muchas parroquias no tienen niños en catequesis y menos aún grupos de adolescentes o de jóvenes; la mayoría de los colegios católicos tiene serias dificultades a la hora de evangelizar; y es muy difícil encontrar personal católico para obras educativas y sociales.

Este panorama tiene como consecuencia una marcada disminución del número de católicos uruguayos. Sturla afirma que el mayor problema se da en los barrios populares de Montevideo “con mujeres de mucha edad”. Se pregunta, por ejemplo, si entre otras acciones será conveniente celebrar mejor las eucaristías dominicales. “¿Qué otras expresiones de culto y de piedad podemos vivir y proponer además de la Santa Misa?”.

Tomar el toro por las astas

Las cartas pastorales son escritas por obispos o por las conferencias episcopales para dar instrucciones y sugerencias al clero y al resto de los fieles. Sturla declara que su texto no es un resultado de las transformaciones que produjo la pandemia de Covid-19 en la sociedad, “sino de una llamada interior” que siente desde hace muchos años. Pretende además marcar un camino de cara a la XXVI Asamblea del Sínodo de los Obispos, cuya inauguración hará el papa Francisco en Roma en octubre, y a la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe que se desarrollará en noviembre.

Pese al presente complicado que el cardenal describe para la Iglesia uruguaya, sostiene que los católicos no deben permanecer inmóviles ante la secularización. “Podemos quedarnos en el lamento, en el sueño de tiempos pasados mejores o en la uruguayísima queja o podemos intentar tomar el toro por las astas, tratar de aplicar el bisturí allí donde duele para poder realizar una cura eficaz”, alienta.

Sturla cita exhortaciones, encíclicas, cartas y audiencias del papa Francisco, Benedicto XVI y Juan Pablo II para argumentar cuáles son los tres cambios fundamentales que el catolicismo precisa en Uruguay.

El primero es “recuperar el discurso básico de la fe”. Según el cardenal, hoy no existe un discurso común aceptado por todos los católicos, sino relatos diversos donde “cada uno pone o saca” elementos a su gusto. “Todo puede pasar por la opinología. Tomo del ‘supermercado de la fe católica’ los elementos que me parecen potables, que son biensonantes a mis oídos modernos”, cuestiona. En esa línea describe un fenómeno que separa en dos a las familias religiosas: unas que “no han sido capaces de transmitir la fe a sus hijos”, sino que les enseñan “valores que estos después encuentran mejor encarnados en una opción política o en una adhesión a movimientos de tipo humanista, ambientalista, de género, etcétera, que en el seno de la misma Iglesia, cuyos ritos le parecen siempre anquilosados”; y por otro lado familias que “transmiten la fe de la Iglesia a sus hijos con una eficacia un poco mayor”, con énfasis en la adoración a Dios, el rezo del rosario, la participación en misa y el servicio a los más pobres.

El segundo cambio que plantea Sturla es entender el verdadero concepto del pecado original. Afirma que la posmodernidad instaló la concepción de que el pecado original no está en el hombre, sino en la sociedad, “que debe ser deconstruida para que los individuos sean verdaderamente libres y pueda desarrollarse todo lo que hay en ellos que es puro y noble cuando no es contaminado desde fuera”.

Lamenta que este pensamiento haya permeado en la educación católica —donde la nueva visión de los educadores sostiene que “los chicos son buenos, lo que hacen está bien, no hay que complicarles la vida”—, pero principalmente reprocha que haya alcanzado al clero y la vida consagrada. “La oración personal o comunitaria se abandona fácilmente; la obligación del rezo de la liturgia de las horas es una propuesta a mi libertad pero no mi ‘oficio’. Verlo como obligación contraría mi sentido de autonomía y no me deja rezar como el Señor me inspira”, critica. “Podríamos preguntarnos también si los escándalos de abusos sexuales que son una tragedia para quienes los padecieron y que han generado una herida abierta en el corazón de la Iglesia no tienen que ver también con esta ausencia de realismo sobre la condición humana que lleva a una falta de oración y de ascesis”.

La última transformación que pide el cardenal refiere al propio título de su carta: “Recuperar el sentido integral de la salvación y anunciarla con alegría”. Asegura que en la actualidad el mensaje que proclama la Iglesia de la salvación a través de Cristo “queda diluido en una confusa moral de la solidaridad y del ‘buenismo’” a la que puede invitar Jesús como otros prohombres de la humanidad, por lo cual para salvarse “no es necesario entonces ser cristiano”. Este mensaje “es un cáncer a la hora del anuncio del evangelio”, “vacía de sentido la vida sacerdotal y religiosa”, “hace absurda la celebración de los sacramentos” y “destruye el fervor misionero y la pastoral vocacional”.

Más allá de las consecuencias internas que trae para el catolicismo, Sturla también apunta que la complicada situación de la Iglesia derrama en un inconveniente para la sociedad, ya que “cuando la gente deja de creer en Dios pasa a creer en cualquier cosa”.

“La alta tasa de suicidios y el bajo índice de natalidad son dos manifestaciones que hacen patente el oscurecimiento del sentido de la vida. A esto se suma las cárceles llenas (principalmente de jóvenes pobres) y la violencia creciente a la que está claramente unida el aumento exponencial de la drogadicción y el narcotráfico. Esto ¿no tiene que ver con ese frío secularizador que nos invade? ¿No son los que más lo sufren los más jóvenes y los más pobres cuyo horizonte se limita cada vez más y los empuja al consumo, a la pornografía y a la droga?”.

3 comentarios:

  1. El mea culpa está perfecto, una solución podría estar en que establezcan las Misas Verdaderas en la diócesis al menos una vez al mes en cada parroquia, que se de la comunión en boca y no en la mano como si fuese una galleta, que las misas sean para Dios y no para los asistentes, desterrar las palmas guitarras y rituales protestantes de los templos católicos y volver al verdadero ecumenismo evangelizador no al de que todo está bien y de que cualquier religión salva

    ResponderBorrar
  2. He dejado de leer Búsqueda que se ha convertido en algo que no tiene nada que ver con lo que otrora era. Hay ahora algunos articulistas simplemente intragables.

    ResponderBorrar
  3. Hipócrita y cínico...no hizo nada, no movió un dedo cuando se intentó plebiscitar la ley abortera de Mujica...tampoco movió un dedo cuando Iafigliola se opuso a la ley trans. que se guarde su falso mea culpa, que se convierta y pida perdón, porque está excomulgado. El señor Sturla oró en el acto de la seccional XVII del PCU...y ya desde tiempo de Pío XII esto es motivo de excomunión. (participar, favorecer o compartir con los comunistas). Es el cinismo de los herejes perversos que destruyen y socavan la Iglesia...como el mismísimo Montini quien hablaba del "humo de satanás" colándose en los muros del Vaticano al tiempo que pergeniaba abolir la Misa Verdadera y corromper los rituales de Ordenación y Consagración.

    ResponderBorrar