miércoles, 1 de septiembre de 2021

ENTRE LA CENSURA Y LA DISCRIMINACIÓN

La plandemia es una operación para realizar cambios estructurales en diversos ámbitos. Desde estas páginas lo hemos repetido hasta el cansancio. En ese sentido, desde un punto de vista filosófico-jurídico-social, por así decir, ha venido a destruir algunos de los pilares de la sociedad moderna, heredera de la revoluta francesa y su tríada masónica: libertad, igualdad y fraternidad.

Así, la cacareada “libertad de expresión”, prevista en el artículo 29 de la Constitución Nacional, es heredera del grito de liberté francés, y un pilar de los regímenes jurídicos modernos. Lo mismo el dogma del igualitarismo, legado del egalité revolucionario, previsto en el artículo 8 de la Carta. Pero la inducida “crisis” que supone la plandemia ha puesto en jaque estos principios; y cuando antes, al menos exteriormente, se defendían, hoy se conculcan abiertamente y sin oposición.

Puesto que la CENSURA, hoy, se ha vuelto común en Google, redes sociales, radio y televisión. Y la DISCRIMINACIÓN es patente al imponer un derecho de admisión condicionado a la “vacuna”. En cuanto a lo primero, son un ejemplo los fact check (“verificadores de datos”), los cuales han sido analizados por un columnista de la revista (Jorge López, “La trampa del fact check”, 16 de abril de 2021). Éstos son páginas web, administradas por empresas subvencionadas por la élite plutocrática, que se dedican a verificar y a “desmentir” toda la información que circula denunciando la plandemia. Por supuesto, aparecen y acaparan los primeros lugares de Google. También, en este sentido, puede mencionarse la persecución que sufren en redes sociales -como Facebook o Youtube- las personas que vayan en contra del discurso pandémico oficial. Allí, para evitar el escarmiento de los algoritmos, han llegado al punto de no usar la palabra “vacuna”, intercambiándola, verbigracia, por “kakuna”. Y los ejemplos podrían multiplicarse.

Respecto a la discriminación, ésta se consuma paladinamente al discriminar entre “vacunados” y “no vacunados”, como hemos denunciado desde estas páginas (“La discriminaciónentre inoculados y no inoculados”, 24 de abril de 2021). Ésta parece ser una distinción que al igualitarismo democrático no molesta, por el contrario. Así, el próximo domingo la selección uruguaya de fútbol enfrentará a la boliviana en el Estadio Campeón del Siglo. Será la primera vez en mucho tiempo en que habrá espectadores en las tribunas; éstos, necesariamente, deberán estar “vacunados”. Los que no lo estén no podrán asistir al partido.

CENSURA y DISCRIMINACIÓN, violentando los dogmas liberales de la “libertad de expresión” y la “igualdad”, trajo aparejada la plandemia. Censura y discriminación para todo aquél que no se afile al Nuevo Orden Mundial.

3 comentarios:

  1. Certero análisis. Gracias.

    ResponderBorrar
  2. Excelente nota, clara y concisa. La he publicado en mi blog:

    https://gloria.tv/post/FayaqSURZTjP3PYHUachokDFi

    ResponderBorrar