jueves, 30 de diciembre de 2021

OLVIDADA NAVIDAD

Fray Benjamín de la Segunda Venida, de la bitácora “Nobis Quoque” –que ya hemos recomendado- publicó días pasados el escrito “Navidad en Tineblas”. Como es su costumbre, nos ofreció un denso, meditado, sugerente artículo. Coincidente, en lo substancial, con nuestro punto de vista.

“[…] si el último siglo –escribe- como en rauda marcha concéntrica, como en embudo, ha venido anunciando a través de órganos como la novelística de anticipación o los sucesivos programas de gobierno la próxima implementación de un régimen de colmena, y se ha llegado de hecho a la enormidad de imponerle a la gente que se abstenga de respirar a sus anchas, que evite reunirse con sus seres queridos y que acepte ser inyectada con una sustancia arcana financiada por ideólogos confesos de la despoblación, y todo esto a escala planetaria y en clamoroso unísono, entonces estamos en condiciones de afirmar que nunca se ha cernido una tan espesa marea sobre las tierras emergidas y que, semejante al colapso simultáneo de infinidad de luminarias, la noche se le vino encima al mundo como un toro embravecido.”

“Cunde una negrura como de ébano”, remata: ha sido ésta, exactamente, una “Navidad en Tinieblas”. Y, más allá del sentido esjatológico que con justeza le da Fray Benjamín, nosotros observamos, más pedestremente, que la negrura está dada, también, por el proceso de degradación tendiente a la desaparición que sufre la fiesta de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.

Puesto que este importantísimo fasto ha pasado a ser, a ojos del mundo, una simple celebración, precisamente, mundana, pagana: ha sido privada de su sentido sacro, tan necesariamente ligado a las festividades, como enseña Pieper. Y esa prostitución, con el paso del tiempo, la hará ineluctablemente desaparecer.

Dado que el mundo ha apostatado: ¿qué sentido sacro puede encontrarle? Es natural que, privada de religiosidad, la Navidad troque en bacanal, en jolgorio. Los jóvenes –sobre todo- ya ni siquiera le hallan un sentido meramente familiar –como los más viejos-, sino que consagran esa noche a los excesos.

La Navidad, hoy, se mal celebra por reflejo, por una lerda costumbre, que lentamente se extingue. Posiblemente, pronto pase a ser como otras fiestas del calendario litúrgico que, otrora importantes, hoy ni siquiera se recuerdan. Mundanizada y paganizada –privada de su sentido sacro- la Navidad pasará a ser, próximamente, olvidada.

2 comentarios:

  1. Gracias, estimado, por la gentil transcripción de ese pasaje. Y por la recomendación de mi humilde blog.

    Si no fuera porque no se le ve mucha más cuerda al carretel de la historia, seguramente los festejos navideños (hoy cumplidos, como Ud. apunta, por mero reflejo) acabarían por esfumarse. Quizás pasaría a festejarse con similar desenfreno alguna fecha vinculada a la declaración de derechos de los bufarrones, o al recordatorio de la primera ley del aborto sancionada en el mundo. Pero toda esta podredumbre, como lo sabemos los católicos, es completamente estéril, no tiene porvenir. De ahí que sea muy factible que carezca de tiempo sucesivo para "hacer memoria" y holgarse de sus (ne)fastos. Si la Parusía -como lo auguramos- estuviera a la vuelta de unos pocos años, es posible que la caducidad de la Navidad no llegue al punto de su extinción, sino que siga festejándose como hoy, con el estilo de los tiempos de Noé y de Lot.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a Ud. por su circunstanciado comentario. Le deseamos un bendecido año 2022. ¡Salve!

      Borrar