miércoles, 9 de marzo de 2022

VIGANÓ SOBRE LA GUERRA EN UCRANIA/ LA FSSPX TOMA PARTIDO POR UCRANIA

Monseñor Viganó sobre la guerra en Ucrania

La providencia ha establecido quizás que es Moscú, la Tercera Roma, la que hoy asume ante el mundo el papel de κατέχον [katejon] (2 Tes 2, 6-7), de obstáculo escatológico al Anticristo. Si los errores del comunismo fueron difundidos por la Unión Soviética y terminaron imponiéndose incluso dentro de la Iglesia, Rusia y Ucrania hoy pueden jugar un papel histórico en la restauración de la Civilización Cristiana.

[…] las agencias de noticias, la política y las propias instituciones públicas dependen de un reducido número de grupos financieros pertenecientes a una oligarquía que, significativamente, está unida no sólo por el dinero y el poder, sino por la filiación ideológica que guía su acción e injerencia en la política de las naciones y del mundo entero. Esta oligarquía muestra sus tentáculos en la ONU, la OTAN, el Foro Económico Mundial, la Unión Europea y en instituciones “filantrópicas” como la Open Society de George Soros y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Llegamos entonces a la crisis de Ucrania, que nos es presentada como consecuencia de la arrogancia expansionista de Vladimir Putin hacia una nación independiente y democrática sobre la que pretende reclamar absurdos derechos. Se dice que el “belicista Putin” está masacrando a la población indefensa que se ha levantado valientemente para defender el suelo de su patria, las fronteras sagradas de su nación y las libertades violadas de los ciudadanos. Se dice, por eso, que la Unión Europea y Estados Unidos, “defensores de la democracia”, no pueden no intervenir a través de la OTAN para restaurar la independencia de Ucrania, expulsar al “invasor” y garantizar la paz. Se dice que los pueblos del mundo deberían formar un frente común contra la “arrogancia del tirano”, imponiendo sanciones a la Federación Rusa y enviando soldados, armas y ayuda económica al “pobre” presidente Zelenskyy, “héroe nacional” y “defensor” de su pueblo. Como prueba de la “violencia” de Putin, los medios de comunicación difunden imágenes de bombardeos, registros militares y destrucción, atribuyendo la responsabilidad a Rusia. 

En primer lugar, es necesario recordar los hechos, que no mienten y no son susceptibles de alteración. Y los hechos, por más irritantes que sean de recordar a quienes intentan censurarlos, nos dicen que desde la caída del Muro de Berlín, Estados Unidos ha extendido su esfera de influencia política y militar a casi todos los estados satélites de la antigua Unión Soviética. Incluso recientemente, agregando a la OTAN a Polonia, la República Checa y Hungría (1999); Estonia, Letonia, Lituania, Eslovenia, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania (2004); Albania y Croacia (2009); Montenegro (2017); y Macedonia del Norte (2020). La Organización del Tratado del Atlántico Norte se está preparando para expandirse a Ucrania, Georgia, Bosnia y Herzegovina y Serbia. 

Considerar la posible expansión de la OTAN en Ucrania, sin pensar que despertará las protestas legítimas de Rusia, es nada menos que desconcertante, especialmente teniendo en cuanta el hecho de que en 1991 la OTAN se comprometió con el Kremlin a no expandirse más. No solo eso: a finales de 2021, Der Spiegel publicó borradores de un tratado con Estados Unidos y un acuerdo con la OTAN sobre garantías de seguridad. Moscú exigió garantías legales de sus socios occidentales que evitarían que la OTAN se expandiera más hacia el este mediante la incorporación de Ucrania a la alianza y también el establecimiento de bases militares en los países postsoviéticos. Las propuestas también contenían una cláusula sobre el no despliegue de armas ofensivas por parte de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia y sobre el retiro de las fuerzas de la OTAN en Europa del Este a sus posiciones de 1997. 

En 2013, luego de que el gobierno del presidente Viktor Yanukovych decidiera suspender el acuerdo de asociación entre Ucrania y la Unión Europea y estrechar las relaciones económicas con Rusia, comenzaron una serie de manifestaciones de protesta conocidas como Euromaidan , que duraron varios meses y culminaron en la revolución que derrocó a Yanukovych y condujo a la instalación de un nuevo gobierno. Fue una operación patrocinada por George Soros, como le dijo con franqueza a CNN: “He tenido una fundación en Ucrania desde antes de que se independizara de Rusia; esta fundación [...] ha jugado un papel decisivo en los acontecimientos de hoy”.

¿Y por qué nos escandalizamos hoy por una intervención rusa en Ucrania, cuando la OTAN hizo lo mismo en Yugoslavia (1991), Kosovo (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), y en Libia y Siria (2011), sin que nadie ponga objeciones? Sin mencionar que en los últimos diez años Israel ha atacado repetidamente objetivos militares en Siria, Irán y Líbano para evitar la creación de un frente armado hostil en su frontera norte y, sin embargo, ninguna nación ha propuesto imponer sanciones a Tel Aviv.

Es desalentador ver con qué hipocresía la Unión Europea y Estados Unidos -Bruselas y Washington- están brindando su apoyo incondicional al presidente Zelensky, cuyo gobierno desde hace ocho años continúa persiguiendo impunemente a los ucranianos de habla rusa, por a quienes incluso les está prohibido hablar en su propio idioma [...] Y es escandaloso que guarden silencio sobre el uso de civiles como escudos humanos por parte del ejército ucraniano, que coloca sistemas antiaéreos dentro de centros poblados, hospitales, escuelas y guarderías precisamente para que su destrucción pueda causar muertes entre la población.

Los principales medios de comunicación tienen cuidado de no mostrar imágenes de soldados rusos ayudando a los civiles a alcanzar posiciones seguras u organizando corredores humanitarios, a los que disparan las milicias ucranianas. Así como también se calla sobre ajustes de cuentas, masacres, violencias y robos por parte de grupos de la población civil, a quienes Zelensky ha dado armas: los videos que se pueden ver en internet dan una idea del clima de guerra civil que se vive. [...] A esto se suman también los presos liberados para ser reclutados en el Ejército y también los voluntarios de la legión extranjera: una masa de fanáticos sin reglas y sin formación que contribuirá a empeorar la situación, haciéndola inmanejable. 

Es evidente que el pueblo ucraniano, más allá de las cuestiones que la diplomacia pueda resolver, es víctima del mismo golpe de Estado global que están realizando potencias supranacionales que pretenden, no la paz entre las naciones, sino el establecimiento de la tiranía del Nuevo Orden mundial. Hace solo unos días, la parlamentaria ucraniana Kira Rudik le dijo a Fox News, mientras sostenía un kalashnikov: “Sabemos que no solo estamos luchando por Ucrania, sino también por el Nuevo Orden Mundial”.

Las violaciones de derechos humanos en Ucrania y los crímenes de las milicias neonazis denunciados reiteradamente por Putin no encontraron solución política porque fueron planificados y fomentados por la élite globalista, con la colaboración de la Unión Europea, la OTAN y el deep state estadounidense.

Si hay un aspecto positivo que cada uno de nosotros podemos reconocer en esta crisis es que ha revelado el horror de la tiranía globalista, su cinismo despiadado, su capacidad de destruir y aniquilar todo lo que toca. No son los ucranianos los que deben entrar en la Unión Europea o en la OTAN, son las demás naciones las que deben finalmente ser sacudidas por el orgullo y el coraje de salir de ellas, sacudiéndose este detestable yugo y redescubriendo su propia independencia, soberanía, identidad, y fe.

Que quede claro: el Nuevo Orden no es un destino ineludible, y puede ser subvertido y denunciado, si los pueblos del mundo se dan cuenta de que han sido engañados y estafados por una oligarquía de criminales claramente identificables, que un día tendrán que responda por esas sanciones y esos bloqueos de fondos que hoy aplican impunemente a todo aquel que no doble la rodilla ante ellos.

La crisis ruso-ucraniana no estalló repentinamente hace un mes. Ha sido preparado y fomentado durante mucho tiempo, ciertamente a partir del golpe blanco de 2014 que deseaba el estado profundo estadounidense en clave antirrusa. Así lo demuestra, entre otros hechos incontestables, el entrenamiento del Batallón Azov por parte de la CIA “para matar rusos”, forzando la CIA a revocar la enmienda que prohibía la ayuda al batallón hecha por el Congreso en 2015. Las intervenciones hechas por Joe y Hunter Biden han ido en la misma dirección. Por lo tanto, hay evidencia de premeditación a largo plazo, consistente con la implacable expansión de la OTAN hacia el Este. La revolución de colores de Euromaidan, así como el establecimiento de un gobierno pro-OTAN compuesto por homines novi entrenados por el Foro Económico Mundial y George Soros, tenía la intención de crear las condiciones para la subordinación de Ucrania al bloque de la OTAN, quitándolo de la influencia de la Federación Rusa. Para ello, la acción subversiva de las ONG del filántropo húngaro, apoyadas en la propaganda mediática, ha silenciado los crímenes de las organizaciones paramilitares neonazis, financiadas por los mismos que patrocinan a Zelensky.

Los Estados Unidos de América y los Estados europeos no deben marginar a Rusia, sino forjar una alianza con ella [...] con miras a la reconstrucción de una civilización cristiana, que es la única que puede salvar el mundo del monstruo transhumanista tecno-sanitario y globalista.

Esta entrada está hecha con extractos del texto completo que puede leerse acá.

La FSSPX toma partido por Ucrania

La FSSPX ha publicado, el 2 de marzo, un pedido de oraciones sólo por Ucrania:

A petición del Padre Basile, Superior de la Fraternidad San Josafat, de sus sacerdotes y fieles, el Padre Davide Pagliarani, Superior General de la Fraternidad San Pío X, invita a todos los miembros de la Fraternidad, así como a los fieles, a orar por Ucrania.

Pidamos a Dios, por intercesión de la Virgen María, venerada en Ucrania especialmente bajo el título de su gloriosa Asunción, la ayuda espiritual para los fieles ucranianos, así como la protección de los lugares de culto, iglesias y capillas, especialmente aquellas situadas al este del país.

El Padre Basile y los sacerdotes de la Fraternidad San Josafat agradecen de antemano la caridad de sus oraciones por aquellos que sufren la angustia de la guerra y de un futuro incierto. 

A buen entendedor, pocas palabras: excluyendo a Rusia de tal pedido de oraciones, la Fraternidad da a entender de modo tácito pero bastante claro que apoya a Ucrania y que tiene a Rusia como agresora injusta en la guerra actualmente en curso.

Se alinea una vez más la FSSPX con el Papa Francisco y con los líderes políticos de Occidente liberal y apóstata.

FUENTE: “Non Possumus”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario