lunes, 5 de diciembre de 2022

EL “CASO ASTESIANO” COMPRUEBA LAS ENSEÑANZAS DE LOS GRANDES MAESTROS

En el Uruguay, se viven horas de tensión política por el “caso Astesiano”. Este affaire puede resumirse así: la existencia de una asociación para delinquir comandada por el jefe de la seguridad del Presidente Lacalle Pou en el piso 4 de la mismísima torre de Presidencia. Astesiano es un viejo conocido de la familia Lacalle, y contaba con profusos antecedentes penales al momento de ser elegido jefe de seguridad, lo cual estaba en conocimiento del Presidente.

Esta trama se ha ido agrandando, y la investigación de Fiscalía, al parecer, está arrojando otros presuntos delitos perpetrados por altos mandos del poder.

El gobierno de Lacalle Pou, pues, ostensiblemente, es un gobierno corrupto. Como lo fueron los tres gobiernos anteriores del Frente Amplio marxista (quince años), que contaron con numerosos, escandalosos y millonarios casos de corrupción.

La pregunta es: ¿puede esto sorprender?

Recordemos, al respecto, la siempre vigente y hoy comprobada sentencia del Padre Julio Meinvielle:

“Tan decisiva es la corrupción política por efecto del sufragio universal, que una persona honrada no puede dedicarse a ella sino vendiendo su honradez”.

Lo cual significa, esencialmente, que solamente los deshonestos pueden meterse en este sistema político. Los corruptos.

Ahora memoremos a Maurras:

“No es que la democracia esté enferma. La enfermedad es la democracia”.

Estos episodios comprueban y reafirman las enseñanzas de estos dos grandes Maestros.

No hay comentarios.: